Tienen 237 maneras diferentes de escribir because (porque), todas ellas erróneas, y son los fundadores del idioma fromlostiano, inspirado en traducciones literales de expresiones idiomáticas del castellano al inglés, tal y como recogían en 1995 Federico López Socasau y Ignacio Ochoa Santamaría en el libro From Lost to the River.

Los españoles, a pesar de ello, prefieren dejar atrás los tiempos en los que se empleaban frases como To good hours, green sleeves (A buenas horas, mangas verdes), como demuestra su afán por conseguir una titulación oficial de la Universidad de Cambridge, el fomento de los programas de bilingüismo en los colegios o el fuerte aumento de edición de libros en inglés, un 24,8% entre 2010 y 2011, según estiman los últimos datos del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

Los avances son indiscutibles según Jeannine Bogaard, directora editorial del Cambridge University Press, debido sobre todo a una mayor exposición al idioma, dentro y fuera de las aulas. “El incremento de las horas de clases en inglés o impartir asignaturas directamente en este idioma son cambios muy positivos, pero aún hay mucho esfuerzo por realizar”, señala. El obstáculo principal, según ella, es que los esfuerzos llevados a cabo en los primeros años de escuela se desvanecen a medida que se avanza por el recorrido escolar. “Llega la selectividad y los alumnos dejan de aprender para centrarse exclusivamente en aprobar el examen”, apunta.

Para Bogaard no es importante que los profesores que imparten las clases en los colegios sean nativos. Lo que de verdad marca la diferencia, según ella, es que los alumnos cuenten con varios docentes a lo largo de sus estudios y que se limite el número de estudiantes por clase. “Un nativo puede transmitir elementos culturales”, explica, “pero los españoles conocen mejor que nadie las dificultades que experimentan los que hablan su mismo idioma”.

Fuente: ElPaís