Finalmente te has lanzado y tomado la decisión de que era momento de ir a estudiar un curso de idiomas en el extranjero. Ya tienes preparado el destino, el tipo de clases que vas a recibir y dónde te vas a alojar. ¿Y ahora? ¿Cómo aprovechamos toda esta situación y este esfuerzo?

En muchas ocasiones el miedo o la incertidumbre es algo que nos puede llegar a bloquear durante los primeros días, por eso es importante tener muy claro a qué se va y todo lo que nos podemos encontrar en el lugar para que eso no suceda y podamos disfrutar desde el primer momento.

 

  • -Pásatelo bien: El hecho de estar en otro lugar, con personas que hablan ese idioma que estás practicando es una gran suerte. Es momento de que te lo pases bien, que disfrutes de salir, de conocer gente nueva y que seas sociable así podrás interactuar más y mejor.

 

  • -Atención en las clases: Muchas veces, nos cuesta levantarnos temprano e ir a clases y prestar atención. Esta es tu oportunidad para que cuando asistas a clases prestes mucha atención y te lo tomes como un trabajo esforzándote por entender y comprender todo lo que te explican. Si no entiendes algo, no tengas miedo de preguntar.

 

  • -Estudia durante el día: Generalmente las clases de inglés no cubren todo el día, por lo que te permiten tener tiempo libre para ti, para hacer otras cosas. Aprovecha un par de horas al día para repasar todo lo estudiado y así avanzar más en el idioma.

 

  • -Turismo: No te quedes sólo estudiando, sal a conocer la ciudad y a hacer turismo. Es otra forma de conocer personas locales y aprovechar para ver el lugar que has elegido como destino para estudiar un curso de idiomas en el extranjero.