Tomar la decisión de que nuestros hijos vayan a estudiar al extranjero no es algo sencillo. Son muchos los factores que hay que tener en cuenta y analizar para poder llegar realmente a un punto de confianza y de seguridad. Estar un curso escolar en el extranjero puede llegar a ser mucho tiempo para un chico que nunca ha salido de su casa y que nunca ha estado solo en un país extranjero. Mucho más si el idioma que se habla allí es otro diferente a su idioma natal.

Durante este proceso, los padres pasan por distintos estados, por lo que es bueno considerar entonces estos consejos que te permitirán tener una noción más clara de todo lo que va a suceder durante ese curso escolar en el extranjero y cómo debemos actuar como padres responsables.

Consejos para el curso escolar en el extranjero

  • -Adultos responsables: El hecho de que un niño vaya a pasar un curso escolar en el extranjero, no significa que estará solo. A su cargo estará la familia anfitriona escogida, la cual tratará al niño como un hijo más ayudándolo en su día a día. Además, estará la coordinadora asignada que podrá ayudarlo en todo lo que necesite.
  • -Contacto: Si bien el extrañar es lógico, de lo que se trata al tomar un curso en el extranjero no sólo es el hecho de aprender un idioma, sino que es también la cuestión de poder desenvolverse por sus propios medios, con lo cual, es recomendable que la comunicación entre padres e hijos, lógicamente esté presente pero que no sea agobiante. Hoy en día la tecnología ayuda mucho a ello y de esta forma le darán mayor libertad al niño. Como padres pensamos que al llamar al niño todo el tiempo estaremos haciéndole un favor cuando realmente es todo lo contrario.
  • -Confianza: Si cuando el niño está en casa debe llegar a una hora determinada o tiene un tipo de reglas que cumplir, eso no quiere decir que deba seguir cumpliéndolas en la familia anfitriona. Cada familia tiene sus propias reglas, con lo que el niño se tendrá que ir adaptando cada vez más a su nueva familia porque será de esa forma como logrará comprender mucho más de qué se trata esta nueva cultura y así practicar su idioma a diario viviendo una experiencia única en su vida.

Tengan en cuenta que durante el curso escolar en el extranjero, ante cualquier inconveniente, el niño tendrá de inmediato la ayuda de la coordinadora así como de la familia anfitriona por lo que nunca estará desamparado. De seguro que cuando regrese a casa, será una persona más madura, responsable y segura de sí misma.