Seguimos analizando algunas cuestiones para que no pospongamos más tu decisión de estudiar un idioma en el extranjero.

  • -Alojamiento: El alojamiento en el extranjero puede llegar a ser muy diverso. Desde el hecho de poder quedarte en la casa de una familia anfitriona hasta estar en la propia casa del profesor. Todo depende del tipo de curso que vayas a realizar. No es lo mismo hacer un curso específico que ir todo un año escolar. También del tipo de integración que quieras y de los programas disponibles según el país que escojas.

 

  • -Durante cuánto tiempo: El tiempo para ir a estudiar un idioma en el extranjero depende de cada uno. Lo mínimo recomendado es entre 3 a 4 semanas, pero lo más aconsejable es que puedas ir entre 6 meses y 1 año. Para los más jóvenes, realizar un curso escolar en el extranjero puede ser una experiencia única en donde además de aprender estarán creciendo y obteniendo herramientas para su propia vida.

 

  • -Actividades: Durante la estadía, además de estudiar inglés e interactuar, es bueno realizar distintos tipos de actividades no sólo para conocer la ciudad sino para ver qué es lo que hacen las personas del lugar. Hacer una ruta de turismo hasta ir de compras pueden ser actividades que te interesarán y te divertirán.

 

  • -Cuando finalice el curso: Muchos se preguntan qué va a pasar cuando regresen de estudiar un idioma en el extranjero. Lo ideal es seguir practicando el idioma para que no se te olvide y para que no pierdas la práctica. Y por supuesto el poder seguir viajando cada tanto para estar en contacto con el idioma nativo y así nunca dejar de lado el acento incorporado y los amigos que hicimos durante ese tiempo.

Esperamos que con estos consejos te lances a estudiar un idioma en el extranjero. ¡Éxitos!